“La única manera de ser feliz es que te guste sufrir.”  Woody Allen

El Románico

EL Románico

Ya hemos citado que Segovia, recoge la mayor concentración de Iglesias románicas.- Para comprender como se pudo llegar a esta circunstancia, hay que hacer un poco de Historia, aunque sea lejos de nuestras murallas.-

Iglesia de San Millán

El Románico es un estilo de arquitectura que se impone en Europa en el siglo X, que tarda en llegar a España, y lo hace por el Norte, en los reductos en que la dominación musulmana, no ha llegado a imponerse al 100%.- Sus primeras influencias suelen ser Lombardas.-

Un poco antes, en la primera mitad del Siglo IX, se descubre en las proximidades de Santiago de Compostela, el sepulcro del “Santo”, y a partir de este hecho, comenzaran las peregrinaciones, principalmente desde Europa, ya que España sigue invadida por los musulmanes.- El número de peregrinos aumenta conforme la Reconquista va ganando terreno, y se garantiza la seguridad de los caminantes.-

En estos tiempos los reyes necesitan pobladores para los nuevos territorios que han quedado vacíos.- La alianza de los diferentes monarcas con la Iglesia, es fundamental para llenar las tierras conquistadas.- La Iglesia será la encargada de facilitar la repoblación, la cultura, y con el dinero de los Reyes, construirá iglesias que son el vértice, donde se asienta el conocimiento de las gentes, su convivencia, y donde se fomenta la religión.-

Las fronteras naturales de la reconquista serán los ríos, primero el Duero, y más tarde el Tajo.- Las ciudades de Burgos y Nájera, serán las capitales de los reinos de Castilla y Nájera-Navarra, respectivamente.- En el año 1.035, ambas conocen su mayor esplendor, hasta que en 1.087, consecuencia de la nuevas tierras ganadas, hasta más allá del Tajo, la capitalidad se lleva a Toledo.- Estamos pues en pleno siglo XI.-

Segovia, entre el Duero y el Tajo, nunca debió de ser frontera entre uno y otro bando, y por lo tanto pudo existir una relativa tranquilidad, salvo incursiones puntuales de los musulmanes, primeramente en el año 756, Abderraman que motivó la despoblación, y más tarde, posiblemente Almanzor, (940-1002) que hizo varias incursiones, llegando hasta Santiago de Compostela, y arrasando cuanto encontraba a su paso.- La despoblación de la meseta castellana, algunos historiadores la justifican en que no era un clima del gusto de los árabes, para que tampoco ellos se asentaran en ella.-

La Iglesia construye en estos años, con algún retraso con respecto a Europa, en estilo Románico. Primero el Camino de Santiago, y cuando como hemos dicho se iba garantizando la seguridad al sur del Duero, los canteros y otros oficios de la construcción, se van desplazando en la misma dirección.-

Detalle Iglesia de San Millán

Así nos encontramos con Segovia, repoblándose en este siglo, viniendo colectivos del norte de España, y agrupándose en barrios o pueblos.- Los más fáciles de recordar en Segovia, son localidades como Aragoneses o Gallegos, sin duda procedentes de esas otras tierras.-

Pero los comienzos del Siglo XII, ya son el inicio de la prosperidad, que se ve apoyada y luego como verdadero motor de la misma, con el mercado de la lana, del que haremos referencia en otro capítulo.- Con el patrocinio de la Iglesia, se comienza a construir nuestro Románico; es un estilo compacto, nada airoso, sencillo, oscuro, íntimo, utilizan la bóveda de cañón, y el arco de medio punto, y por regla general de una sola nave. Los atrios en los templos suelen ser frecuentes, aunque generalmente posteriores a la edificación primera, pero que en Castilla resulta ser un elemento dominante, ya que en ellos, en estos climas fríos, se resguardaban los cristianos cuando en torno al templo, y en las celebraciones, se reunían para hablar, comunicarse, y seguramente comerciar; por regla general la mayor parte de ellos están orientados al mediodía, buscando la bonanza de los rayos del sol.- A destacar en la mayoría las filigranas labradas en piedra en los capiteles de los arcos, que además servirían para explicar la “Doctrina”, a través de imágenes en unos tiempos, donde la gran mayoría de las gentes eran analfabetas.- Las inmediaciones de las iglesias, también y tradicionalmente han sido lugares de enterramientos.- En Segovia, casi todos las iglesias románicas, tienen su cabecera, mas o menos orientada al Este.-

Ya hemos citado como en el barrio amurallado, han sido edificados numerosos de ellos.- Citaremos como presumiblemente el más antiguo “San Juan de los Caballeros”, donde se puede ver como las piedras y los sillares no están tan labrados y perfectos, parecen más primitivos; el ábside izquierdo en anterior al derecho, se nota en la fábrica, es seguro que se construyó por etapas, separadas en el tiempo.- Claro ejemplo los atrios que la rodean, con excelentes trabajos en piedra, aunque nos han llegado muy deteriorados.- En el frontal posterior, se cierran estos atrios con una portada en arco “apuntado”, lo que avala su posterior construcción.-

Ahora alberga un museo, y es lugar de celebración de muestras culturales, exposiciones, y conciertos, después de haber sido vivienda y taller de la familia Zuloaga tiempo atrás.-

La “Trinidad”, otro buen ejemplo de románico, con un ábside del altar mayor digno de observar, y con una anotación particular: Los templos se comenzaban por la cabecera, y más tarde se solían concluir desde la parte posterior.- En algunas ocasiones cuando una y otra llagaban a juntarse, no coincidían plenamente, y se tenía que arbitrar alguna manera de ensamblar ambas.- Observarlo en esta iglesia, de una sola nave, y atrio .-

San Esteban, ahora ya sin culto, mantiene la torre más perfecta y airosa del románico en Segovia.- Y en San Esteban también cuentan con su leyenda: Existe un Cristo en su interior, ante quien un hidalgo calavera, juró a una virtuosa doncella, desposarla, y como el hombre no cumplía su promesa, la dama, no tuvo más remedio que poner por testigo la imagen del Cristo crucificado.-

San Martín, rodeada de atrios, tiene en ellos y en su portada posterior, la sencilla grandiosidad del románico.- Sin embargo parece que en algún momento de nuestra historia, regalaron a esta iglesia un retablo que no cabría en su ábside románico, y la solución fue derribar el central, para hacer una cabecera de caja cuadrada, en el que pudiera instalarse.- Templo de tres naves, Su torre se levanta sobre la central, que junto con la mayor parte de la techumbre, se incendió y, reedificada en ladrillo, es como la vemos ahora, siendo sin duda el mejor ejemplo del románico-mudejar de la ciudad.- Por delante de esta iglesia, ya pasamos en el primer paseo, por la plaza de “Las Sirenas”, cuando oíamos a Juan Bravo delante del Torreón de Lozoya, como arengaba a sus tropas, antes del decisivo y desafortunado combate en Villalar.-

Más podríamos citar, (San Andrés, San Nicolás, San Quirce,……..)y más, si habláramos de todos aquellas que han desaparecido.-

Pero no era solo intramuros, donde se construían templos, en el capítulo anterior donde hemos citado a los “Arrabales” de Segovia, además de muchas desaparecidas, quedan evidentes muestras de este estilo, edificadas en cada uno de sus barrios.-

Comenzaremos por San Millán.- Es sin duda la iglesia más bella segoviana, en su conjunto, y se debe a su armonía y uniformidad de líneas.- En planta tiene tres naves, y es claramente una “catedral” de la época, luego veremos la razón.- La torre pudo pertenecer a un templo anterior, (algo descuadrada con el resto) que hubiera sido derribado.- Hemos dicho que estas grandes obras, debido a su envergadura, podían tardar muchos años en concluirse, y con frecuencia estar paralizadas, por falta de dinero, en la mayor parte de las ocasiones.- Pues este no fue el caso de San Millán, ya que quien pudo mandar su construcción, fue el Rey Alfonso I El Batallador, Rey de Aragón, quien mantuvo un contencioso importante con “Roma”, por motivos de su matrimonio, con Doña Urraca, Reina de Castilla, unión que no fue bien vista por el Papa, lo que motivó que el monarca para congraciarse con aquel, hiciera importantes donaciones, para la construcción del templo, que así pudo concluirse, en breves años, manteniendo una misma línea, sin duda, porque su maestro de obras, pudo ser siempre el mismo.- Sabemos que esta iglesia se construye, en torno al año 1.120, a partir de una copia en planta de la Catedral de Jaca (Huesca), pero con unas dimensiones algo inferiores, que parece que es debido, a que la medición de entonces, en pies, tuviera la sensible diferencia de que el “pié” aragonés, era ligeramente más largo que el “pié” castellano.- ¿Curioso verdad?.

Un templo tan importante y grandioso, ya da motivo a pensar que el barrio de San Millán, estaba bien poblado por gentes, quizás algunas venidas de la Rioja, según apuntan algunos historiadores, lo que sin duda hubiera dado motivo, a dedicar a éste Santo el templo en construcción.- Consta de tres Naves, dos atrios, y excelentes trabajos en la piedra de todos sus capiteles, tanto dentro del templo como en el exterior.-

Recordando la ciudad de Jaca, diremos que es la primera ciudad de cierta importancia entrando en España por el “Camino de Santiago”, si el peregrino viene por Somport, y su catedral pudo edificarse hacia el año 1.060, y nuestra iglesia unos 60 años más tarde.-

Cuando hemos descrito este barrio en el capítulo de “Los Arrabales”, ya hemos hablado que además de gente dedicada a la huerta, lavaderos de lana, y judíos, también fue sitio propicio para albergar a árabes que se quedaron en tierra conquistada por los Cristianos.- Sin duda un importante número de estos últimos, fueron la mano de obra más empleada en la construcción de esta iglesia, que quedó bien patente, en su cubierta de madera, ya que han llegado a nosotros muchas de las vigas, con adornos y figuras de su confección y estilo, en bastante más calidad, y mayor número, que las que se han llegado a recoger y “salvar” en la mezquita de Córdoba.-

No muy lejos de San Millán, está la iglesia de San Clemente.- En su interior al lado derecho existe una capilla preciosamente decorada.- No será fácil el poder visitarla, ya que tiene un culto restringido.-

San Justo, es también un buen ejemplo, con unos restos de pinturas románicas, en sus paredes y ábsides, muy singulares.- Además San Justo, también tiene su leyenda; entre sus muros se ha venido custodiando un Cristo yacente articulado, conocido como el “Cristo de los Gascones”, porque llegó a Segovia, procedente –se dice- de Gascuña, a lomos de una borrica, que murió a la puerta de la Iglesia.- No muy lejos y a los pies del Acueducto, existió la calle de Gascos, que pudo ser lugar de asentamiento de gentes de aquella procedencia.-

San Lorenzo, igualmente románica, destaca por su torre en ladrillo, copia menor de la existente en Sahagún, bajo la misma advocación.- De la iglesia de Sahagún, ya se tenía conocimiento en el año 1.110.-

Imaginaríamos en la observación de la Iglesia de la Vera Cruz, Un número indeterminado de Caballeros de la Orden del Santo Sepulcro, quienes al parece la mandaron construir, y que fue consagrada en el año 1.208, según figura en su interior. Es sumamente singular en todos sus extremos, en principio su planta es dodecagonal, con dos portadas y tres absides, y en su interior de nuevo un polígono en su parte central con dos alturas.- En un capítulo posterior dedicado al Valle del Eresma, dedicamos a esta iglesia, también unas líneas.-

La Vera Cruz