“La única manera de ser feliz es que te guste sufrir.”  Woody Allen

El Alcázar

EL ALCAZAR.-

Acabada la calle de Daoiz y con ella la pendiente, nos encontramos ante una verja, que nos deja franco el acceso a los jardines antesala del Alcázar.- La muralla que rodea la ciudad, hace que los lienzos de la misma que vienen por los lados sur y norte, se aproximen hasta unirse unos metros más adelante en el Alcázar,.- Ahora estamos en una meseta elevada sobre los cauces del rio Eresma a la derecha y del Clamores a la izquierda, cuyos límites son precisamente los muros de la muralla, que salvan los desniveles.- Podemos asomarnos, las vistas son magníficas, a uno y otro valle; de ambos también hablaremos más tarde, la altura nos da una amplia perspectiva de ellos, y su contenido.-

Alcázar de noche

En esta meseta estuvo ubicada la antigua Catedral de Santa María, que ya hemos recordado, y donde ahora justo en el centro, se encuentra un excelente grupo escultórico, monumento a la memoria de D. Luis Daoiz, y D. Pedro Velarde, Capitanes de Artillería allá por los comienzos del siglo XIX, y que murieron en Madrid en 1808, en lucha contra las tropas de Napoleón, en la Guerra de la Independencia.- La obra se debe al genial Aniceto Marinas.-

A la izquierda y recuperada recientemente, se encuentra la “Casa de la Química” que el francés Louis Proust, dirigió en sus primeros momentos, en tiempos de Carlos III.- A mediados del siglo pasado, en este edificio se hallaba el cuartel de la Guardia Civil.- Y por fin: El Alcázar.- Castillo de Castillos, y quizás el menos castellano de todos cuantos en Castilla existan; pero no vamos a anticiparnos a la Historia.- En su momento llegaremos a ello.-

Ocupa la parte final de lo que para la época, fue sin duda una inexpugnable roca, lugar ideal para defenderse, y más si la “cortamos” en un determinado lugar, y el acceso al resto, solo puede ser mediante el puente que salve el foso provocado.- Y por ello lugar elegido por los sucesivos caudillos, jefes, gobernantes, reyes, etc, en busca de su seguridad, y edificando allí la muestra de su poder.-

Así el Alcázar no deja de ser una amalgama de estilos superpuestos unos a otros, conforme el dueño del mismo que en cada momento quería engrandecerle o dejar impronta de su paso.-

El Alcázar

Los primeros antecedentes sin duda prehistóricos, pero los más evidentes nos llegan de los romanos, con el canal del acueducto, para llevar hasta él el agua.- Luego después y por citar los más significativos de sus moradores, lo haremos con:

Alfonso X.- La luz de Castilla, y en particular en Segovia, siempre se ha considerado especial, y por tanto no es de extrañar que este Rey, de sobrenombre el “Sabio”, entusiasta de la literatura, y la astrología, pasara largas temporadas entre sus muros, ¿observando los cielos?.- Soberbio como era el Rey, en alguna ocasión, (quizás leyenda, quizás historia) llegó a blasfemar, diciendo que si Dios le hubiera consultado, el mundo estaría mucho mejor hecho.- Su confesor, no paró hasta que el Soberano, se arrepintió, e hizo señal de penitencia al redecorar una de las salas, con un cordón a semejanza del de la orden franciscana, (Orden del Confesor).- La sala “del Cordón” se visita en la actualidad.-

Enrique II de Trastamara, no es un rey conocido por los segovianos, pero tiene una anécdota desgraciada, y es que su hijo el Infante D. Pedro, murió al caer desde una ventana.- La leyenda ha hecho el resto, y lo cuentan así: La doncella del infante, con él en brazos, estaba viendo unas “justas” que se celebraban al pie del castillo, en las que al parecer tomaba parte “su” caballero.- En un momento del lance, éste cae derribado, y la mujer se lleva tal susto, que suelta al niño de entre sus brazos, que cae al vacío; ella temiendo su desgracia, se arroja detrás del Infante, pereciendo ambos.-

Juan II, de Trastamara, padre de Enrique IV, y de la Reina Católica, hizo construir la torre que lleva su nombre, impresionante en altura y belleza

Alcázar iluminado

Enrique IV, hijo del anterior, quizás fue el Rey que más amara Segovia, y el que paso más tiempo en nuestra ciudad.- Parece que era de carácter voluble, poco amante de las tareas de gobierno, y aficionada a la caza.- Se hizo construir un nuevo palacio en el centro de la Ciudad, también engrandeció un pequeño pabellón de caza, existente a la afueras, y que hoy es el Monasterio de San Antonio el Real, el Monasterio del Parral, y puso sin lugar a dudas la primera piedra, de lo que más tarde ha sido la Granja de San Ildefonso, ya que estando de cacería por esos parajes, se salvó milagrosamente (al parecer) de la acometida de una fiera, y por ello hizo construir en el lugar una ermita a San Ildefonso.-

Isabel I De Castilla, La Católica, hija de un segundo matrimonio de Juan II, y hermanastra por tanto del anterior, ya sabemos que estando en el Alcázar, la llegó la noticia de la muerte de Enrique IV, y de entre sus muros salió en comitiva, para que nuestra Ciudad, la proclamara Reina, delante de la Iglesia de San Miguel, en plena Plaza Mayor. Casada con Fernando de Aragón, también el matrimonio, pasó temporadas dentro de sus muros.- La sala del trono hace principal referencia a estos monarcas.-

Y por último Felipe II; sabemos que su cuarto y último matrimonio, con Ana de Austria, se celebró en la capilla de nuestro Alcázar.- El Rey queriendo que su esposa se encontrara con una imagen que tuviera cierta similitud con los palacios de donde procedía, dio orden de modificar los tejados, para que fueran rematados en pizarras, y con inclinaciones y torreones nada frecuentes por Castilla. Es por esto que hemos dicho que en el menos castellano de nuestros castillos, y es que su imagen, poco o nada tienen que ver con los de nuestro entorno.- Felipe II además, algunas estancias y patios del interior, ya los remodeló, con el estilo Herreriano, el mismo de “su” Monasterio de El Escorial.- Cuando repasemos el barrio de “La Claustra”, comentaremos una anécdota atribuida a la celebración de la boda del Rey.-

Alcázar

El Alcázar sufrió un importante incendio en 1.862, y cuando se reconstruye, trata de hacerse con fidelidad a la última imagen, pero no existen planos, ni bocetos, ni referencias fiables, y solo gracias a unos dibujos de un pintor que sin ser de nuestra ciudad, pasaba temporadas aquí, encuentran el modelo.-

Quizás nada de lo que se alberga en el interior, tenga una importancia elevada, pero si cabe destacarse, los artesonados de muchas de sus salas principales, que aunque dañadas en el incendio, se han ido recuperando con escrupulosa cuidado al principal estilo: mudéjar.- El resto de artesonas y decoración, generalmente en frisos y techos, es lo más destacado del Alcázar, así como la subida a la torre, y admirar desde allí el entorno.-

La imagen del Alcázar ha dado la vuelta al mundo, enamorando dicen que hasta al mismo creador de Disney, al que le sirve de inspiración para los castillos de sus princesas de fantasía.- Para algunos, el Alcázar es la proa, la torre de la Catedral el palo mayor, y la ciudad amurallada el grueso del navío.- Éste según el poeta, navega en el mar de trigos de Castilla.-

Hemos hecho un recorrido regio por Segovia, comenzamos en el Acueducto, y atravesamos la ciudad, hasta el Alcázar, ahora vamos a volver sobre nuestros pasos, y nos vamos a detener en el entramado de la pequeña ciudad de provincias que habitamos.

.- Una ciudad como la nuestra, cargada de historia, tiene muchas imágenes para guardar en la retina, muchos rincones fraguados a lo largo de la historia, muchos ángulos desde donde poder observarla.

Quizás solapemos algunas aclaraciones sobre otras, pero vamos a clasificarlas según órdenes, espacios y haremos referencias a cuanto haya sido tratado anteriormente.-

Alcázar